Verdades sobre el cigarrillo electrónico

Después de unos cuantos años desde que se expandió la venta del cigarrillo electrónico en el mundo, aún siguen existiendo muchas dudas acerca de su uso y de esta nueva forma de fumar. Aunque es cierto que se le conocen ciertos beneficios, estos cigarrillos también están cargados de riesgos y se convierten en centro de polémica. De esta manera, es posible mencionar unas cuantas verdades sobre el vapeo y su uso que pocas personas conocen.

Seguridad del e-cigarrillo

Para empezar, aunque se especula que este podría producir menos toxicidad que el cigarro tradicional, una de las verdades sobre el cigarrillo electrónico es que no se conocen los efectos por su uso prolongado. Aunque produce menos sustancias carcinogénicas, el propilenglicol a altas temperaturas produce oxido de propileno, mientras que el glicerol produce acroleína. Además, se han encontrado trazas de carcinógenos del tabaco clásico.

Por su parte, el e-cigarrillo también produce alteraciones en la función pulmonar aun cuando los cambios agudos en la función respiratoria son menores que los producidos por el cigarrillo tradicional. Otra vez no existen datos de seguridad a largo plazo, pero estudios demuestran que provocan asma en los niños, irritación en los ojos, gargantas y vías aéreas. En relación con el depósito de glicerol en los pulmones, este nuevo modo de fumar causa neumonía lipoidea.

Sin embargo, las ventajas sobre el tabaco convencional es otra de las verdades sobre el cigarrillo electrónico. Estos, por su parte, no contienen nicotina y, en su lugar, incorporan sustancias saborizantes cuyos efectos a largo plazo son desconocidos, aunque se valora su posible toxicidad. En otro sentido, se presume que el uso del cigarrillo electrónico a corto plazo puede servir para reducir el uso del cigarro convencional o como terapia para abandonarlo.

Para finalizar, la gran desventaja que presenta el cigarrillo electrónico sigue girando en torno al desconocimiento sobre los efectos por su uso prolongado. Los efectos del cigarro tradicional sí se conocen, como el cáncer, cardiopatía isquémica, enfisema y otra más, y se considera que sus efectos no pueden ser peores que los ya conocidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *